MÁS DE DIEZ AÑOS AYUDANDO A PERSONAS

Gabinete psicológico PROPIUMPSICOLOGÍA
Ayudando a encontrar respuestas propias
Desarrollo personal
Depresión
Autoestima
Ansiedad
Ataques de pánico
Fobia social
Trastorno obsesivo compulsivo
Estrés
Trastornos adaptativos
Trastorno de personalidad
Problemas de pareja
Ludopatía
Alcoholismo
enganches modernos: internet, compras y sexo
BURNOUT: Sindrome del trabajador quemado
Problemas de pareja

Las relaciones interpersonales influyen en nuestro estado emocional siendo muchas veces responsables de un sufrimiento que hace que busquemos ayuda psicológica.

Dentro de éstas, la pareja ocupa un lugar preferente. Esto es así porque nos ayuda a cubrir muchas necesidades básicas de todo ser humano como son la necesidad de afecto, sexo, ocio, compañía, aprobación, etc. No es la única fuente de la que podemos beber para sentirnos satisfechos en estos aspectos, claro está, pero sí ocupa un lugar destacado.
Por lo que es normal que nos afecte tanto los conflictos que tengamos  con ella.  Las desavenencias conyugales causan muchas veces problemas de depresión, de ansiedad, dificultades sexuales, etc. Todo esto puede llegar a interferir negativamente en nuestra actividad individual o familiar.
No en vano, dentro de las 25 primeras causas de las 57 consideradas generadoras de estrés, encontramos mayoritariamente la presencia de experiencias relacionadas con la vida conyugal (Separación, divorcio, matrimonio, enamorarse o iniciar una relación íntima, etc.).
El concepto de “problemas conyugales” hace referencia a un estado de insatisfacción individual asociado con la relación de pareja, que deriva en acciones coercitivas en pro de un cambio de conducta del cónyuge. Estas acciones generan problemas de comunicación, intercambio de conductas aversivas, pensamientos derrotistas y respuestas emocionales que van desde el estrés a la desesperación.
Por lo que dos conceptos son claves en esta definición dada: estado de insatisfacción con la relación de pareja y un intento de cambio del otro mediante coacción. Son precisamente estos intentos infructuosos de cambio, los factores que agravan y mantienen la crisis relacional.
Por lo que el trabajo terapéutico va orientado a ayudar a las parejas en conflicto a mejorar el nivel de satisfacción que obtienen de su relación conyugal buscando una solución distinta a la que se está dando actualmente. Las soluciones han de ser satisfactorias para ambos miembros, ya que las soluciones insatisfactorias para una o ambas partes pueden provocan deseos de ruptura y convencimiento de que uno no puede ser feliz con el otro.
                                      __________________________________________________
 



 
 
 
 

 


MÁS DE DIEZ AÑOS AYUDANDO A PERSONAS Trayectoria profesionalCentro colaborador seguros privadosTarifasMi blog